viernes, 16 de abril de 2010

Nacidos en el Burdel

Nacidos en el Burdel

Producción India/Estados Unidos 2004
Dirección Ross Kaufman y Zana Briski
Música John McDowell
Género Documental
Duración 1:22 (82 min)




RESEÑA

Creado por dos documentalistas que relizan una cronica del tiempo que ambos pasaron en Calcuta y de las ninas y mujeres que conocieron. Y como se desarrollan las hijas de las prostitutas en este poblado. Nos narra la historia de una senora Briski, la cual les enseña a los niños acerca de la fotogragia, les da camaras para que experimenten y realizen una actividad que las lleve de vida. La fotografia juega un papel importante ya que es el medio de escape que tienen las niñas de su vida miserable.


Este documental que tenía como tema central la vida de las sexoservidoras en Calcuta, cambia su sentido para mostrarnos las condiciones de vida de los hijos del Distrito Rojo, que reciben a la extraña como un signo que su vida cambiará y la aceptan como un respiro para su felicidad. Sin saber que la esperanza son ellos.

Las fotógrafas y directoras Ross Kauffman y Zana Briski, centran su atención en ocho niños, Sushitra, Puja, Manik, Avijit, Shanti, Kochi, Tapasi y Goor, quienes obtienen como primer regalo de Briski una cámara y a través de ella plasman su realidad, la entienden por dolorosa que es y muestran intenciones de cambiar el curso de ella.
¿Pero cómo ayudarles a salir de ese lugar cuando la sociedad ha marcado a los niños sin ser estos culpables? La tía Zana tendrá que pasar varios pruebas con sus alumnos para triunfar ante el burocratismo y el estigma que llevan los niños por su lugar de origen.

A pesar de no contar con la calidad de grandes producciones, Nacidos en el burdel tocó las fibras más sensibles de los críticos para ganar en el 2005, el Oscar al mejor documental y ser nominado como mejor película en los Golden Satellite Awards.
Uno de los aciertos de la producción es que a pesar del tema, su narración simbólica y sencilla la hace apta para toda la familia, pues no necesita presentar escenas de sexo para documentar la vida de las prostitutas. Además que es un buen ejemplo para los niños de cómo se puede salir adelante si existe la esperanza de encontrar una mejor vida y se lucha por ella.
No hay actuaciones, sólo retratos de sus protagonistas, quienes se desenvuelven al frente y detrás de la cámara como si hubiesen nacido con ella.

La música juega un papel casi protagónico, pues marca el ritmo de la narración con la fusión de ritmos hindúes y western, percusiones y flautas, bajo la batuta de John McDowell y la participación del productor Daniel Baruch y la edición de Tom Paul.